Programar Examen

English / Español

O llámenos al (866) 286-7036

Ha escuchado que los ojos son la ventana al alma – también son una parte importante de su salud en general. Realizarse exámenes de la vista de manera regular le ayudará a proteger sus ojos y su visión ahora y a lo largo de los años. Los exámenes también permiten diagnosticar de manera temprana cualquier condición o enfermedad en los ojos, lo que facilita el tratamiento.

La lectura de una tabla visual es una parte esencial de un examen de la vista, pero nuestros doctores de optometría también pueden realizar muchos otros procedimientos, incluyendo los mencionados más abajo. Algunos de estos procedimientos son tests de diagnóstico rutinarios, mientras que otros son para condiciones específicas de los ojos y considerados necesarios por el doctor, basado en su edad, historia familiar y cualquier problema actual. Para esos con buena salud, estos tests deberían ser realizados cada dos años, desde los 3 hasta los 60 años. Si está preocupado por su salud, debería realizárselos de manera anual.

Refracción :

es el test con el que están familiarizados la mayoría de las personas que se han realizado un examen visual de rutina. Los resultados desde este test le permitirán a su doctor conocer el tipo de lentes de prescripción, en caso de ser necesarios. Las siguientes condiciones también pueden ser detectadas a través de la refracción:
– Astigmatismo: Un problema refractivo asociado con la forma del lente. Puede resultar en visión borrosa.
– Hipermetropía: Hace que tenga dificultades para ver objetos cerca de usted.
– Miopía: Hace que tenga dificultades para ver objetos lejos de usted o leyendo a distancia.

Tonometría “Test de Glaucoma” :

La detección temprana es la clave para tratar el glaucoma. Un simple test de tonometría puede ayudar a terminar si puede estar en riesgo de glaucoma. Durante el examen, el doctor usa un soplador de aire para evaluar los niveles de presión en dentro de sus ojos. En ciertas circunstancias, el doctor podría necesitar dilatar las pupilas para obtener resultados más precisos. Se aplican unas gotas de líquido a cada ojo para lograr la dilatación. Algunas molestias menores pueden ser experimentadas durante la dilatación, pero las pruebas de glaucoma suelen ser indoloras.

Prueba de Oclusión :

El doctor realizará esta simple prueba para detectar una desviación ocular u “ojo perezoso”. Como su nombre indica, uno o ambos ojos son cubiertos y luego descubiertos a medida que el paciente se enfoca en un objeto. Esto permite al médico observar la reacción de los ojos y observar su movimiento. Un “ojo perezoso” se moverá hacia adentro o hacia fuera.

Examen con Lámpara de Hendidura :

Esta porción del examen de la vista permite al especialista reconocer problemas auxiliares dentro del ojo que generalmente serían imperceptibles. Cuando esta prueba es realizada, típicamente se aplican gotas fluorescentes en los ojos del paciente y luego el especialista analiza los ojos con un instrumento para medir e inspeccionar el funcionamiento interno del ojo. Las gotas pueden causar molestias menores, por ejemplo, una pequeña sensación de pinchazo cuando son aplicadas. Sin embargo, esto normalmente dura muy poco.

Prueba de Campo Visual :

Usualmente es parte normal de un examen de la vista. Esta prueba permite al especialista determinar qué tan bien puede usted ver objetos en su visión periférica o lateral. Esta prueba puede determinar si tiene algún problema específico en su campo de visión y proveer una detección temprana a condiciones como la visión de túnel.

Retinoscopía :

No se utiliza muy a menudo, pero a veces puede ser útil con niños pequeños o aquellos que tienen discapacidades de comunicación. Durante esta prueba, el médico utiliza un pequeño instrumento llamado retinoscopio para brillar la luz en la retina. Él o ella observa la reacción de la retina para determinar si los pasos de corrección de visión son necesarios.